Los riesgos para la economía

quimera

El Banco de México (BANXICO) ha publicado un documento con lo que considera que son los riesgos que enfrenta la economía nacional. Este documento sirve de base para la decisión de la política monetaria, que la junta del Banco debe tomar.

Ahora bien, si bien BANXICO se muestra optimista en el panorama para la economía mexicana, el cual, ya no ven tan sombrío, o “extremo”, si considera que, aunque prevalecen riesgos a la baja para el crecimiento económico parece estar disminuyendo la probabilidad de que se materialicen algunos de los escenarios más extremos.

A grandes rasgos, BANXICO considera el escenario más probable para los próximos meses es el de una desaceleración gradual de la actividad económica.

Los mercados financieros internacionales han venido mostrando recientemente un mayor apetito por activos de riesgo y menor volatilidad. Esto ha repercutido en mayores flujos de capital hacia las economías emergentes y, por lo tanto, en una apreciación de diversas monedas frente al dólar. Es en ese contexto que el Banco decidió aumentar la tasa de interés a 6.50%.

Uno de los riesgos es el peso. Pero BANXICO enfatiza que la cotización de la moneda nacional registró una apreciación considerable, alcanzando su menor nivel desde el día de la elección presidencial en Estados Unidos. En ello, hay un dato especial: el peso mexicano es la moneda que más se ha apreciado frente al dólar en lo que va de 2017.

Este desempeño refleja las acciones de política monetaria implementadas por el Banco de México, las medidas anunciadas por la Comisión de Cambios, así como algunos comentarios constructivos de miembros del gobierno de Estados Unidos sobre el futuro de la relación bilateral de ese país con México.

Un factor relevante que también ha contribuido a esta evolución más favorable es el mayor apetito por activos de economías emergentes que se ha observado en las últimas semanas.

No descartaron nuevos episodios de volatilidad “debido a que aún persisten elementos importantes de incertidumbre, entre los que destaca el futuro de la relación bilateral entre México y Estados Unidos.

En cuanto a la inversión. BANXICO anticipa que habrá un inversión débil a lo largo del año en México, ya que la confianza empresarial en México se mantiene a niveles bajos pese a los acontecimientos recientes en Estados Unidos que han contribuido a mejorar la percepción.

Esto hace que las perspectivas de fin de sexenio se vuelvan marcadamente inciertas, lo que afectará tanto a la inversión, como al consumo. Ese es el principal riesgo para la economía de las familias en México.

El riesgo más importante, el más incidente, es el bajo nivel de confianza de las empresas y consumidores en la demanda, así como posibles nuevos descensos de la producción de petróleo.

No obstante lo anterior, BANXICO estimó que a pesar de que el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja, en el margen mejoró. Es decir, siguen sin presentarse presiones significativas provenientes de la demanda agregada sobre el nivel general de precios, aunque se advierte que las condiciones en el mercado laboral han venido estrechándose de manera importante y pueden ser significativas en el corto y mediano plazo.

El principal reto que enfrenta Banxico es evitar efectos de segundo orden sobre la inflación.

El mercado estima que la tasa de política monetaria al cierre del año se ubique en niveles de 7%, mientras que los analistas la pronostican en promedio en niveles de 7.25%.

La política internacional es otro de los factores que BANXICO analiza en su impacto en la economía. A fin de cuentas, la incertidumbre asociada al futuro de la relación bilateral con Estados Unidos y sus efectos en la economía nacional no están del todo claros; tampoco lo está la normalización de la política monetaria en Estados Unidos, y de la posibilidad de nuevos episodios de incertidumbre en la economía mundial, como resultado de factores geopolíticos (como la posibilidad de un nuevo conflicto en Siria). En esta materia, está el principal riesgo, según BANXICO: una reversión abrupta en el sentir de los inversionistas en respuesta a sorpresas en torno a la implementación de medidas de política económica en Estados Unidos.

Como factores adicionales que podrían detonar esta reversión, se encuentra el excesivo nivel de optimismo en la actualidad y problemas de naturaleza geopolítica, así como el riesgo de un mayor fortalecimiento de posturas nacionalistas en algunos países avanzados, particularmente en Europa.

Ahora bien, hay una buena noticia: ante la expectativa de un repunte de la producción industrial en Estados Unidos, BANXICO estima que las exportaciones mexicanas continuarían con su proceso de recuperación, lo que permitiría un crecimiento económico más balanceado de los distintos componentes de la demanda agregada, aunque a un ritmo menor.

Sin embargo, el debate está abierto, pues tan bajo margen de mejora no significa que actualmente exista holgura en la economía, por lo que se vislumbra la consideración de una posible caída del PIB potencial en México.

http://www.elpuntocritico.com/columna-quimera-pablo-trejo/145508-los-riesgos-para-la-econom%C3%ADa.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s