El hambre en México

Escrito por: Pablo Trejo

quimera

El concepto del hambre es, tal vez, uno de los que más han lacerado la dignidad humana a través de la historia. La carencia de los alimentos indispensables para la subsistencia, continúa siendo uno de los principales retos a superar en nuestro mundo contemporáneo, a pesar de que diferentes estudios dejan en claro que la capacidad de producción de la agricultura mundial, podría alimentar sin problemas a 12 mil millones de seres humanos cada día; es decir, lo suficiente para cubrir a toda la población actual.

Sin embargo, todos los días, en el mundo mueren 25 mil personas por causas relacionadas con el hambre, y cada cinco segundos, fallece un menor de diez años por las mismas causas. Cifras terribles pero claras; el hambre ha causado más estragos que cualquier enfermedad en la historia de la humanidad.

Para el Programa Mundial de Alimentos, Alrededor de 795​ millones de personas en el mundo no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa. Eso es casi uno de cada nueve personas en la tierra. Aunado a ello, la gran mayoría de personas que padecen hambre en el mundo viven en países en desarrollo, donde el 12.9% de la población presenta desnutrición.

En nuestro país, para medir el hambre, el gobierno federal, a través de la “Cruzada contra el hambre”, desarrolló el concepto de “población en pobreza extrema de alimentación”, el cual contempla a la población en inseguridad alimentaria leve, moderada o severa. Los dos últimos rubros concentran experiencias de disminución en la cantidad de los alimentos consumidos y episodios de hambre.

Las cifras más recientes del programa, indican que un total de 6.1 millones de mexicanos que radican en los 2,457 municipios del país, están clasificados como población en situación de pobreza extrema con carencia alimentaria. Una cifra muy alta para un país que tiene el beneficio de una gran biodiversidad y un clima privilegiado.

Está claro que no existe comparación alguna posible entre el grado de hambre que se sufre en algunas regiones de nuestro país y algunas regiones del mundo como el Sub Sahara; pero también está claro que nuestras condiciones son completamente diferentes, y que muchas de nuestras carencias deben achacarse al uso perverso de un sistema institucional asistencialista y electorero que en lugar de poner en marcha programas multianuales y multisectoriales para atacar las causas, se escuda en slogans como el que se trabaja para “garantizar el derecho a toda persona a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad”, pero se hace solo a través del reparto faccioso de despensas en las campañas políticas.

http://www.elpuntocritico.com/columna-quimera-pablo-trejo/145746-el-hambre-en-m%C3%A9xico.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s