México se estanca

el

quimera

Escrito por: Pablo Trejo Pérez

La economía mexicana no recibe buenas noticias. Esta semana, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha publicado la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) Trimestral. Los resultados son agridulces:

El PIB creció un 2.5% interanual en el primer trimestre del año, dos décimas más de lo previsto inicialmente.

Las actividades primarias (agricultura y ganadería) lideraron la expansión entre enero y marzo, con un alza del 6.5%, seguida por el sector servicios (+3.8%), que supone el 90% del crecimiento del PIB.

La actividad industrial repuntó, en cambio, cayó un 1.3% en comparación anual según la estimación publicada este viernes por la oficina estadística mexicana.

En términos intertrimestrales (es decir, si comparamos este trimestre con el último trimestre del año anterior), la economía mexicana se expandió un 0.6%, ligeramente por encima de lo pronosticado por la mayoría de casas de análisis. En esa comparativa, sin embargo, fueron las actividades terciarias (servicios) las que más impulsaron al PIB con un incremento del 1%, seguidas de la agricultura y ganadería (0.7%). La industria se mantuvo sin cambios.

En términos no desestacionalizados, la economía mexicana se expandió un 2.7% interanual en el primer trimestre. Sin embargo, ese guarismo es especialmente engañoso en este primer trimestre en el que la Semana Santa —el periodo vacacional por excelencia en México, que impulsa al sector servicios por el tirón del turismo pero lastra a la agricultura y a la industria— cayó en abril.

Para el conjunto del año, la previsión de crecimiento es entre el 1.5% y el 1.7%. “Esto significa que la actividad económica mantuvo un ritmo de crecimiento relativamente estable, pero se desacelerará en los siguientes trimestres.

El INEGI destaca la resistencia del consumo privado, uno de los principales motores que está sosteniendo a la economía. Aquí hay tres factores que lo explican: la creación de empleo, la recepción de remesas -en máximos- y la escasa transmisión de las subidas de tasas de interés sobre la economía real.

Así pues, el crecimiento sigue siendo bajo para los estándares de un país emergente, el consumo sigue al alza, la tasa de empleo formal está en máximos de más de una década y, pese a la ralentización de las inversiones extranjeras lastradas por la incertidumbre derivada del cambio de Administración en Estados Unidos, la industria manufacturera ha seguido su senda alcista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s