Género, ¿qué nos falta?

Escrito por Pablo Trejo Pérez

quimera

Hace un par de semanas, el gobierno de Chile presentó la Iniciativa de Paridad de Género, una alianza público-privada para reducir las brechas entre hombres y mujeres en el mercado laboral. Esta es la primera de su naturaleza que ha convocado al sector privado y público para establecer líneas concretas de acción en América Latina y el Caribe.

Su lanzamiento coincide con un momento en que, pese a los avances significativos en la incorporación de las mujeres a la fuerza de trabajo, la brecha de participación entre hombres y mujeres, sigue siendo una de las más altas del mundo con 26.7 puntos porcentuales de diferencia. Algunas de las medidas que se implementarán en Chile incluyen la generación de evidencia sobre los beneficios para las empresas de aumentar la participación femenina y la estandarización de una metodología para la medición y análisis de las brechas salariales. Es muy importante estudiar la iniciativa, sus postulados, y ver de qué forma los demás países de la región pueden replicarla. La iniciativa contempla puntos de sumo interés para la legislación laboral.

Igualdad salarial. 

En la región latinoamericana, casi el 80% de las mujeres se emplea en sectores de baja productividad, lo que contribuye a que hoy en día las mujeres ganen el 84% del salario que perciben los hombres por la misma actividad. Así, en promedio ganan 25,6% menos que los hombres. En esta materia, los cálculos de la iniciativa “He for She”, de la Organización de Naciones Unidas, se prevé que aún tarde 80 años en alcanzarse la igualdad salarial.

El trabajo doméstico. 

Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) las mujeres dedican en promedio más del doble de horas labores de trabajo no remunerado. Esto significa que aquellas que están en el mercado laboral asumen una doble o triple jornada, con las consecuencias que ello trae para su salud, además de la pérdida de oportunidades de avance en el mundo laboral.

Las mujeres en puestos directivos. 

La Iniciativa parte del principio de que la presencia femenina está asociada a mayores retornos de capital. Cita varios estudios de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) al afirmar que las empresas con mujeres en sus puestos directivos logran un 44% mayor de ganancias del de aquellas empresas que no tienen mujeres en sus puestos directivos.

La Iniciativas de Paridad de Género de Chile presenta como diagnóstico el que estas brechas, generadas por aspectos culturales, organizacionales, legales e institucionales, pueden reducirse a través de decisiones y acciones que involucran tanto al sector público como al privado. No es una acción baladí: se busca apalancar los esfuerzos que el sector público y privado han venido realizando durante los últimos años y acelerar las transformaciones en la participación laboral de las mujeres, la equidad salarial y su representación en el liderazgo y dirección de las empresas. Con ello, no se espera otra cosa que continuar solidificando la economía chilena.

La pregunta es; ¿y en México qué estamos haciendo en favor de la paridad de género?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s