Impuestos y desigualdad en México

quimera (1)

¿Qué relación hay entre sistema fiscal y la desigualdad? Es una pregunta que ha estado rondado en diversos foros en el país, sin que se logre dejar en claro. En teoría, un Estado debe tener recursos para afrontar las necesidades de desarrollo de su población. El problema, en México, es que el actual sistema tributario del país no solo genera pocos recursos, sino también genera desigualdad y gran parte de los beneficios que otorga son para las personas de más altos ingresos. Nuestro país, de todos los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es el país que menos corrige la desigualdad. Algunos datos de este panorama:

55% de los ingresos que se exentan del ISR se terminan distribuyendo al 20% de la población de más recursos en el país.

El 88.7% de las deducciones personas del ISR terminan en 10% de la población más rica del país. Aquí está la clave, según la mayoría de los expertos: un sistema progresivo debe ser igualador del ingreso. Eso ocurre en Alemania o en Italia, Francia, Estados Unidos, pero no en México. En nuestro país el sistema tributario deja intacta la distribución del ingreso, es prácticamente la misma antes y después de impuestos. Es decir, no solamente tenemos un sistema que recauda poco, tenemos un sistema al que la falta progresividad, que cumpla lo que señala la Constitución. Pero nunca, nadie, ha ido a la Suprema corte, por ejemplo, a hacer valer la Ley.

Otro problema tiene que ver con la recaudación tributaria. En México, esa recaudación equivale al 10.6% del Producto Interno Bruto (PIB), una de las más bajas en el mundo, pues en América Latina el promedio es de 15%, mientras en países miembros de la OCDE lo hacen en 25%.

Con estos pequeños datos parece claro que el Estado mexicano no tiene la capacidad financiera para cumplir con sus obligaciones de desarrollo. ¿Qué hacer, entonces? ¿Hace falta una reforma hacendaria? Parece obvia la respuesta. Pero lo importante no es hacerla, si no cerciorarse de que cumpla los siguientes objetivos: fortalecer la capacidad financiera del Estado; mayor progresividad del sistema impositivo, que quien gana más pague más; una mayor simplificación del sistema fiscal, y combatir la informalidad ahora si en serio y de verdad. A corto y medio plazo eso significa:

$11.    Reasignar los subsidios educativos, centrando la atención en la educación media superior (la preparatoria y la universidad).

$12.    Universalizar la seguridad social. Para lograrlo, habría que aumentar los recursos fiscales en aproximadamente un 5%.

$13.    Construir un padrón de beneficiarios de transferencias públicas para identificar la situación de cada persona o familia.

$14.    Rebajar el límite de extensión para recibir subsidios al campo. En la actualidad, los terratenientes con terrenos mayores de 100 hectáreas no pueden recibir estas ayudas. La propia CEPAL ha dicho que sería mejor reducirlo a 50.

$15.    Eliminar los subsidios a la energía eléctrica, dado que actualmente quienes más consumen a los que les afectan. La idea debería ser la contraria, favorecer a quienes no pueden costearla, vinculando su entrega al programa de inclusión social Prospera.

$16.    Revisar el sistema de pensiones para que los que reciben prestaciones más altas no sumen subsidios.

$17.    Promover la llamada “Tasa Tobin”; es decir, la tasa impositiva que resulta de las operaciones bursátiles.

$18.    Revisar las exenciones de IVA y estudiar un aumento del tipo general y del impuesto sobre sociedades.

$19.    Poner en marcha un impuesto sobre las herencias y sobre la riqueza.

$110.Subir el impuesto catastral para aumentar la recaudación de las entidades, en particular la de los municipios, que son el primer contacto del ciudadano con el Estado.

Muchos especialistas recalcan que la lucha contra la desigualdad se centra en la siguiente paradoja: los impuestos en México, los paga una minoría reducida, dado que la capacidad de evadirlos es elevada.

Si se mejorase la recaudación y la llamada base de contribuyentes, la desigualdad se reduciría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s