La informalidad

quimera (1)

El banco BBV Bancomer acaba de publicar un estudio sobre la economía mexicana muy interesante: en México, hasta junio de 2017 hay registrados, 19 millones 134 mil 058 mexicanos con un empleo formal con acceso a seguridad social y un ingreso promedio de 335 pesos diarios (10 mil 050 pesos al mes). Sin embargo, hay más de 29 millones de mexicanos laborando en la informalidad sin seguridad social, cobertura de riesgos ni pensión, el 56.6% de la población

ocupada. Siendo informal se obtiene un ingreso hasta 53% menor que en la formalidad y las actividades principales son la agricultura, el comercio al por menor, la construcción y la manufactura. La realidad es que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México (INEGI) para el primer trimestre de 2017 contabilizó una tasa total de informalidad laboral del 57.2%. Es decir, más de la mitad de la población está ocupada en esta economía. Entonces, qué impacto tiene la informalidad en la planeación de la política económica. Unos cuantos comentarios:

1.- A los datos del INEGI, hay que sumarle aquellos que se encuentran desocupados, y les sumamos también las personas económicamente no activas pero disponibles, es decir, aquellas que no están buscando empleo pero podrían trabajar, son 37.1 millones de personas sin aportes ni seguridad social frente a 22.1 millones de ocupados formalmente. Asimismo, la población económicamente inactiva en México, es decir, niños y ancianos, suma 63.6 millones. Estos números, sencillos y básicos, explican la inestabilidad del modelo económico social en México.

2.- Según el informe de OXFAM y el COLMEX, de 2015, más de la mitad de la población mexicana se encuentra sumida en la pobreza y un 20.6% alcanza la indigencia.

3.- Según la CEPAL el coeficiente de Gini -ecuación que se utiliza para medir la desigualdad en los ingresos, dentro de un país, pero puede utilizarse para medir cualquier forma de distribución desigual- alcanzó 0.49, mientras que el promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es de 0.32.

El principal problema, en términos de política económica y planeación, tiene que ver con el hecho de que la planeación no ha respetado la realidad económica imperante en el país. Es necesario abandonar de ajuste y apostar por un esquema de inversión social y de economía popular acorde a la economía real del país que permita ir mejorando las condiciones de vida de los individuos y alcanzar mayores niveles de desarrollo social.

 Eso significa idear nuevas maneras de formalizar la actividad económica existente, teniendo cómo objetivo en la política económica el mejorar las condiciones de vida de la mayor parte de la población. Pero claro, parece que le estamos pidiendo peras al olmo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s