La situación de la pobreza 2016

quimera (1)

El miércoles de la semana pasada, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) presentó los datos relativos al combate a la pobreza. Una rápida observación, nos dice que los esfuerzos para la reducción de la pobreza en México dejan un sabor agridulce: si bien es cierto que el porcentaje de población que se encontraba en situación de carestía el año pasado —el 43.6% de la población— fue el más bajo de la última década: en 2014 era el 46.2% y en 2010, el 46.1%; el número de personas en situación de carestía —53.4 millones de personas— aumentó ligeramente respecto a dos años antes —55.3 millones— y permaneció en niveles superiores a los de antes de la crisis económica global de 2008, cuando llegó a bajar de los 50 millones. La pregunta obligada es: en México, ¿qué fue primero, los pobres o la pobreza? Veamos algunos datos para el análisis.

Los datos del CONEVAL dan una buena noticia al sostener que la pobreza extrema se ha reducido al 7.6% de los mexicanos. Es la cifra más baja de la serie histórica mexicana, que empieza en 2010, pero sigue siendo extraordinariamente alta respecto al resto de países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). En términos absolutos, el número de personas en situación de pobreza extrema bajó de 13 a 9.4 millones en los seis últimos años.

La mala noticia es que persiste lo que se conoce como pobreza moderada, que ha crecido cerca de dos millones de personas. El CONEVAL nos dice que se redujo la pobreza en México porque en 2016 el número de mexicanos clasificados en esta categoría fue de 53.4 millones de personas, menor a los 55.3 millones registrados en 2014, pero mayor que los 53.3 millones de 2012 y los 52.8 millones de 2010.

Entre 2014 y 2016, la tasa de pobreza disminuyó en 28 de los 32 Estados de México. Las excepciones a la norma fueron Campeche, Veracruz y Tabasco —las entidades federativas a las que más ha golpeado la crisis petrolera en los últimos años— y Chiapas —uno de los más pobres del país—. La pobreza extrema solo aumentó en Tabasco y, de manera marginal, en la Ciudad de México, mientras descendió en el resto la República.

Nuevo León es la entidad con mayor ingreso promedio trimestral (87, 653 pesos), seguida por la Ciudad de México (70, 834) pesos, pero las entidades más pobres como Guerrero y Chiapas tienen un ingreso promedio trimestral de 26,980 y 23,258 pesos, respectivamente. El ingreso promedio de Nuevo

León es 3.8 veces superior al de Chiapas. El ingreso promedio nacional es de 46, 521 pesos.

El contraste es mayor entre localidades urbanas y rurales. En las zonas rurales, el gasto corriente promedio trimestral fue de 16 mil 984 pesos, mientras que en las zonas urbanas fue casi el doble: 31 mil 241 pesos.

La estadística también arroja importantes diferencias entre grupos poblacionales. Mujer e indígena siguen siendo las características de quienes se encuentran en situación de pobreza en México: casi el 80% de las personas de este segmento sufren carestía moderada o extrema. El sexo —las mujeres tienen un riesgo de pobreza mayor que los hombres—, el hecho de ser o no ser indígena o de sufrir algún grado de discapacidad, la edad —cuanto más joven, mayor riesgo— y el lugar de residencia —mayor propensión a la pobreza en áreas rurales que urbanas— son los factores que más incidencia tienen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s