Monreal, en la encrucijada

desi

La gran pregunta que recorre muchos pasillos en las oficinas de gobierno y de los partidos políticos en la Ciudad de México es: ¿a dónde irá Ricardo Monreal? Hay que recordar que Ricardo Monreal Ávila llegó a ser jefe delegacional en Cuauhtémoc, quizá la delegación más importante de la Ciudad de México, por Morena, después de ser diputado federal por Movimiento Ciudadano. Antes fue senador de la República y gobernador de Zacatecas. Su hermano fue candidato a gobernador de Zacatecas por Morena y senador por el Partido del Trabajo. Para explicar su alejamiento de Morena, hay que recurrir un poco a diversos acontecimientos a lo largo de 2016.

Recién electo, con evidente propósito futuro, Ricardo Monreal empezó a integrar la Red de Amigos de Monreal. En respuesta, la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena fustigó esos esfuerzos personales y le pidió no seguir con ese esquema de recaudación.

Al empezar su gobierno, Monreal concertó una “alianza” con medios muy críticos con Morena, como La Crónica, Milenio y La Razón. El gasto en Comunicación Social de la delegación Cuauhtémoc, según INFODF, es el más alto a nivel delegacional de la Ciudad.

Por ello, cuando se integró el Comité Estatal de Morena en la Ciudad de México, ninguna de las figuras cercanas a él se integraron a la estructura partidaria. La presidencia fue para Martí Batres, y la general para Alfonso Ramírez Cuéllar, cercano a Claudia Sheinbaum.

En 2016 había retrasos en la entrega de recursos a las delegaciones gobernadas por Morena, y Ricardo Monreal buscó al secretario de Hacienda, José Antonio Meade. ¿El resultado? consiguió el dinero para su delegación, olvidándose de las otras donde gobernaba su partido.

Sobre el mismo tema, cuando se discutía en la ALDF el presupuesto para la Ciudad de México con abierta oposición de los diputados de Morena, seis de ellos, identificados con Monreal, se abstuvieron. Después vino la impugnación de los otros delegados de Morena al presupuesto capitalino, donde se sumó la panista Xóchitl Gálvez, pero Monreal se excluyó del proceso.

Cuando se integraba la bancada Morena para la Asamblea Constituyente, Monreal propuso a dos personas de su confianza y con capacidad oratoria y parlamentaria para el caso: Alejandro Rojas Díaz- Durán y José Francisco Ortiz Pinchetti. Ambos quedaron fuera de los cuadros directivos en favor de Irma Sandoval.

Sin embargo, estos datos menores no alcanzan a explicar el que Monreal esté prácticamente con un pie fuera de Morena.

El primer aviso serio fue cuando Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (IMCO), que preside Claudio X. González, reveló que Monreal les dio contratos a amigos de su hija y a empresas zacatecanas sin experiencia en la Ciudad de México. La respuesta de Monreal fue por demás contundente y puso al descubierto los negocios multimillonarios de filantropía de X. González. Sin embargo, no hubo una afirmación que negara aquello de lo que se le acusaba. Para el discurso político de Morena -centrado en la lucha contra la corrupción- aquello debió sentar mal.

En julio de 2017, Monreal invitó al PRD, durante la presentación de su proyecto “Visión Metropolitana 2.5”, para conformar una alianza de cara a las elecciones del 2018. Esa propuesta -que abogaba por la unidad de la izquierda para 2018- sentó muy mal en Morena después de la elección en el Estado de México.

Así, la elección de Claudia Sheinbaum como virtual candidata de Morena a la Ciudad de México, pone a Monreal en la disyuntiva. ¿Irse o quedarse? Morena encabeza las preferencias electorales en la ciudad, según Consulta Mitofsky, en dos a uno. Quedarse, y esperar un eventual triunfo de AMLO en la Presidencia, parecería sensato, pero de también algo más improbable (en cuanto a que primero AMLO tiene que ganar, y luego invitarlo al gabinete, algo que por los desencuentros descritos, se ve complejo). Ahora, en la lógica del Frente, y pensando que ahí también se defina al candidato por un método de encuesta, el PRD puede proponer a Alejandra Barrales; el PAN, a Mariana Gómez o a Federico Döring (o a quien sea); y Movimiento Ciudadano, a Monreal. Dada la lógica del Frente (la Presidencia para el PAN, y Gobernación y la CDMX para el PRD), Monreal Ávila terminará negociando una senaduría, una diputación federal o una local, pero igual vería lejos su plan de ser candidato a jefe de Gobierno. Sin embargo, la presencia de Monreal en el Frente supondría un problema para Morena, al menos en dos sentidos:

1. Su presencia le arrimaría muchos votos al candidato presidencial y obligaría a AMLO -ya rival- a hacer campaña en la Ciudad de México.

2. Su figura en la terna del Frente dividiría el voto de la izquierda en 3, con lo que las posibilidades de un triunfo de la derecha aumentarían.

En definitiva, la más que posible salida de Monreal de Morena, haría que un proceso que parecía ya cantado tenga, de pronto, una complejidad no esperada.

0015

Para visualizar la edición completa, del periódico. Dar click en la portada:

0001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s