AMLO, en la encrucijada

desi

Andrés Manuel López Obrador, candidato de Morena a la Presidencia de México, mantiene desde mayo un desempeño positivo en las encuestas electorales que le sitúan en torno a 17% de intención de voto, siendo el candidato con más opciones. En ese sentido, nada ha cambiado con respecto a los procesos de 2006 y 2012. Él era puntero en ambas elecciones por estas fechas. Dado el resultado de esas elecciones, se sostiene que las encuestas han sido para el liderazgo de AMLO y, ahora de Morena (como la formación que alcanza la mayor intención de voto), un arma de doble filo. Para no repetir el resultado de esas dos elecciones, Obrador debe enfrentar una serie de retos, ¿cuáles son?

AMLO sigue despertando serias dudas en el duopolio mediático (Televisa-TV Azteca). Las televisoras, históricamente, siempre han tendido a favorecer al bipartidismo (PRI- PAN). Esa actitud, hace sea posible una estrategia de deslegitimación focalizada -no tan grave como la de 2006, pero sí más agresiva que la de 2012-, una vez más, en el “miedo”.

Los liderazgos del PAN y PRD se centran en amalgamar una coalición que no permita la llegada de una alternativa tildada de “populista”. En palabras de Ricardo Anaya, del PAN: “hay una alternativa que implica una regresión autoritaria al pasado, una alternativa que es francamente populista, destructiva y que representa López Obrador”. Sin embargo, AMLO debe ser consciente de que es precisamente ese discurso contra la corrupción, encarnado en el bipartidismo mexicano, el que le ha abierto las puertas a encabezar un cambio político de grandes dimensiones en el país. Éste no es un factor a la ligera: ¿cómo comunicar cuando el medio está en tu contra? ¿Y cómo hacer una campaña sin comunicar, sin caer en la manipulación?

Otro factor importante tiene que ver con Estados Unidos. La hostilidad del gobierno de Trump con un posible gobierno de AMLO es un factor que no hay que descartar, por varias razones:

1. La posibilidad de que se recrudezca la política migratoria. ¿Ya hay un plan de cómo afectará al modelo de nación lopezobradorista? ¿Cómo integrar a los dreamers?

2. Aunque cada vez es más lejana esa posibilidad, no se puede descartar que dado el estilo de Trump, una vez terminada la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el tratado entre en una barrena, donde EU decida abandonarlo. Ése podría ser un nuevo elemento usado en contra de AMLO, dado que durante mucho tiempo, arguyendo la defensa de los intereses económicos nacionales, se mostró contrario al Tratado. Frente a esto, AMLO ha publicado su libro Oye, Trump, en el que habla de su experiencia con personas que han migrado de México al país del norte, y se ha referido muchas veces a sus principios de política exterior: la seriedad, en la cautela diplomática, en el apego a los principios de autodeterminación de los pueblos, la no intervención, la solución pacífica de las controversias, la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales, la igualdad jurídica de los estados, la cooperación internacional para el des- arrollo, la lucha por la paz, la defensa de los derechos humanos y la conservación del medio ambiente.

Por su parte, para contrarrestar la campaña del miedo, López Obrador ha iniciado giras internacionales. Pero no sólo se trata de encontrar avales, sino también de acercarse, a aquellos líderes progresistas (Corbyn, Bachellet, Lenin Moreno) con menos cuestionamientos desde el establishment. En este sentido, el objetivo es dar a conocer la estrategia del partido Morena y posicionar su programa de gobierno, el cual tiene algunos puntos de sintonía y otros de clara diferenciación con esos gobiernos. El interés de López Obrador es el de posicionarse como líder progresista. Sin embargo, esa visión por los puntos mencionados no se ha trasladado a México. Así, 2018 se acerca a una elección de tercios, con el FAD como gran rival.

Por tanto, un factor que será decisivo para decidir al ganador serán las alianzas. En principio, PT podría ir con Morena, y el PES podría con el PAN, MC y el PRD. Evidentemente, el gran escollo todavía es el conflicto interno del PAN, pero si Anaya sale fortalecido y consigue el respaldo de PRD, Panal y MC -por imaginar un escenario no descabellado-, López Obrador tendría muchas menos probabilidades de triunfo, si es que antes no resuelve los dilemas mencionados. Y eso que 2018 todavía no empieza.

0015

Para descargar la versión completa del periódico Unomásuno. Dar click en la portada:

0001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s