El miedo que paraliza a México

desi

El shock que provocaron los sismos de septiembre en nuestro país, generó dos situaciones evidentes: por un lado, el reforzamiento del concepto de sociedad civil, y por otro, una especie de aislamiento sobre el resto de los temas que nos afectan en el día a día. El último mes hemos desayunado, comido y cenado rescates, demoliciones y esperanzas de reconstrucción, haciendo a un lado temas como la depreciación que está sufriendo el peso, la gran posibilidad de que se termine el TLC, o el aumento de los niveles de inseguridad en que vivimos.

Sobre esto último, el INEGI acaba de develar las cifras de la decimoséptima Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), misma que nos obsequia datos poco alentadores. Este instrumento no se basa en estadísticas, y simplemente refleja la percepción que tienen los adultos acerca de la seguridad en el entorno urbano en el que habitan.

La ENSU abarca temas específicos como la sensación de inseguridad, la expectativa social sobre la tendencia del delito, el atestiguamiento de conductas ilícitas, el cambio de rutinas personales para evitar ser víctimas de un delito, y la percepción sobre el desempeño de las autoridades de seguridad pública, entre otras. El ejercicio demoscópico trimestral se aplicó en 17 mil 400 viviendas en 55 ciudades de todo el país. Para el caso específico de la Ciudad de México, se consideró una división en cuatro regiones.

Los datos obtenidos muestran al menos tres tendencias claras: por una parte, los mexicanos nos sentimos cada vez más amenazados en nuestra vida cotidiana (76 por ciento del total de la población se siente insegura), por otra, las mujeres sufren mucho más que los hombres de esta sensación (80.3 por ciento comparado con 71.1 por ciento de los hombres), y que los peores espacios para sentirse tranquilo son los cajeros automáticos (81.8 por ciento y, el transporte público con 74.4 por ciento).

En cuanto a la percepción por ciudad, la lista negativa la encabeza Villahermosa (98.4 por ciento se sienten inseguros) seguida de Coatzacoalcos (97.0), Ciudad de México Norte (94.8), Reynosa, Tamaulipas (93.6), y Ecatepec (93.5). En contraparte, la ciudad en donde la gente se siente más segura en todo el país es Mérida (27.4 por ciento de la población se siente insegura), Puerto Vallarta (28.9), Saltillo (42.2), Durango (42.2) y Guanajuato (54.9).

Un dato comparado demuestra los con- trastes en México: si hacemos uso del transporte público en Puerto Vallarta, 24 de cada 100 usuarios sienten inseguridad, cifra escandalosa en cualquier país del primer mundo; pero si ese mismo viaje lo hacemos en Ecatepec, 97 de cada 100 usuarios se sienten inseguros.

No podemos imaginar el desarrollo de un país cuando tenemos la sensación de que todo lo que hacemos por vivir mejor se puede ir a la borda en el momento que nos subamos a un camión, o en el momento en que retiremos nuestra quincena en el cajero automático.

Los datos deberían horrorizarnos y servir para impulsar medidas específicas para cada miedo que sentimos. De otra manera, ese miedo que nos paraliza, acabará paralizando el futuro de nuestro país.

0016

Dar click en la portada, para descargar la edición completa del periódico Unomásuno:

0001

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s