La primera vez que cambio el horario

CON CHANFLE

La primera vez que cambió el horario, todos estábamos a la expectativa, unos enojados, otros contentos, otros acompasados al asunto y bueno, pero todos a la expectativa.

Esa vez, como ahora, era domingo de madrugada y de las 2 am, nos saltamos a las 3 am. Entonces vino la sorpresa y el sobresalto, ¿Dónde ha quedado esa hora?, de pronto uno se sentía normal pero extraño, era una sensación racional desconocida.

En ese momento me pregunté: “¿y si le hiciéramos al revés, si le agregamos una hora al día?; sí, me dije, sería genial, así los que llegan tarde ya no llegarían tarde y los que viven a distancias lejanas dejarían de quejarse, quizá dejaría de existir la hora pico de la mañana, de la tarde y de la noche o desparecería el concepto sencillamente por caer en desuso; así también caería en desuso la habilidad mexicanísima de generar ese ruidoso ruido de los cláxones mentándole la madre melodiosamente al que acaba de pasarse el alto porque lleva más prisa.

Todos podríamos dormir en paz durante esos ansiados cinco minutitos que de pronto se convierten en diez o veinte y que nos provocan llegar a destiempo y corriendo y agitados como si hubiéramos tenido sexo matinal en el camino. Podríamos desayunar y las mujeres dejarían de maquillarse en el metro, el micro, el auto, el trolebús, el metrobús -no, ese todavía no existía cuando pensé aquello- o en el escritorio, o caminando por cualquier parte (confieso que siempre me ha sorprendido esa habilidad que tienen para delinearse los ojos en las partes internas de los párpados mientras caminan, poniendo la bolsa en el antebrazo, el espejo y el contenedor del líquido en mano izquierda frente a su rostro y el chunche delineador en la derecha, abriendo la boca como diciendo un Ooooooo prolongado y haciendo el clásico ruido de sus zapatillas rojas)

Aquella vez, casi supuse, cual inocente mexicano promedio, que la tempranura de nuestro nuevo horario, se correlacionaría con los esquemas de comercio que tienen tanto Estados Unidos como Canadá, quienes aún siguen siendo nuestros socios en el TLC. Pensé que saldríamos de la crisis, porque recordé aquel refrán que nos enseñaron nuestros sabios abuelos: “al que madruga Dios lo ayuda”; pero luego vino el desencanto del refrán que contradice al primero: “no por mucho madrugar, amanece más temprano”

El asunto es que si ahorramos energía eléctrica y el crecimiento económico de México, al igual que el de sus socios comerciales norteños es también existente, aunque en cantidades pequeñas (pero existe); así es que, desde 1996 cuando comenzó a quedarse el primer día del cambio de horario, sin una hora, todo mundo se queja (eso también creció) porque les duele la cabeza, porque los círculos o ritmos circadianos se violentan y entonces vivimos como sin adaptarnos (¿eso es cierto?, otro de nuestros refranes dice que: “a todo se acostumbra uno, menos a no comer”) o por lo que sea, ya Cri crí, sí, ese de las canciones y cuentos infantiles decía que nuestro planeta debía cambiar de llamarse planeta tierra, a llamarse planeta quejas.

Bueno, con horario o sin horario de verano, la vida sigue en sus aspectos económicos, sociales, biológicos, culturales, y hasta electorales, mismos que suponen convulsiones más fuertes cada vez, esto es que, nuestra democracia es cada día una democracia más occidental, más robusta con todo y sus colisiones.

En lo personal creo que el ser humano (incluye a los mexicanos) es altamente adaptable y creo que, esa adaptación, es rápida y que hemos sabido sobreponernos a peores cosas que al cambio de horario, así que vamos pues a levantarnos más temprano, que la vida sigue y viene con su sol, ahí, pisándonos los talones. Y espero puedan saber ¿dónde quedó la hora esa que, entre las dos y las tres, dejo de existir?

Que tengan buen día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s