Los paradise papers vuelven a abrir la caja de pandora

desi

Dicen los que saben de cine, que nunca la segunda parte de una película es mejor que la primera; pero en la vida cotidiana, tal vez esa aseveración no sea del todo precisa como lo hemos atestiguado en varias ocasiones. Me refiero a ello, porque el día de ayer, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) sacó a la luz pública, lo que podríamos considerar como la secuela del escandaloso trabajo periodístico denominado Panamá Papers -que los hizo acreedores al Premio Pullitzer-, esta vez bajo el nombre de paradise papers (los papeles del paraíso).

Los paradise papers son esencial- mente 13 millones de documentos, en su gran mayoría relacionados con una firma llamada Appleby, con sede en las islas Bermudas, y que tiene entre sus principales funciones, el ayudar a sus clientes a reducir sus cargas fiscales en sus países de origen, el ocultar propiedades, el crear fideicomisos y, en general, todo lo relacionado con el negocio de los “Offshore”, entidades jurídicas que fueron creadas en un paraíso fiscal, pero cuya actividad -si es que existe- se realiza fuera de la jurisdicción en la que se registró.

Los documentos que conforman los paradise papers, exponen cómo diversas compañías multinacionales, millonarios, varias celebridades y agentes financieros, asesorados por Appleby, ocultaron sus activos y movieron sus fortunas lejos de los tradicionales controles tributarios en sus países.

La lista de clientes de Appleby, registra a figuras emblemáticas como la reina Isabel II de Inglaterra, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, la estrella del pop, Madonna, el famoso cantante de U2, Bono, pasando por funcionarios norteamericanos del gabinete de Donald Trump, hasta varios mexicanos, como el fundador de la congregación católica denominada los Legionarios de Cristo, el sacerdote Marcial Maciel Degollado, los connotados empresarios Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego y Alberto Bailléres, y por supuesto, no podían faltar los representantes de la clase política nacional, como Joaquín Gamboa Pascoe, fallecido líder de la CTM; Alejandro Gertz Manero, ex secretario de Seguridad Pública en el sexenio de Vicente Fox, y Pedro Aspe Armella, ex secretario de Hacienda y Crédito Público.

Evidentemente, la publicación resultará incómoda en muchos sentidos, y lo publicado puede ser el inicio de una pesadilla para las figuras balconeadas. Si bien es cierto que recurrir al modelo offshore no representa delito alguno, y que en algunos casos como los que involucra el nombre de los empresarios, se puede deber a estrategias comerciales perfectamente legales y hasta cierto punto regulares, la aparición de nuestros políticos ligados a montos muy superiores a los que podrían haber generado por sus funciones públicas, vienen a alimentar la imagen de corrupción que se tiene en el país.

El caso de Pedro Aspe, me parece uno de los más singulares, ya que se trata de un ex secretario de Hacienda que, sabedor de la importancia de incrementar los niveles recaudatorios en el país, decida buscar mecanismos alternativos para hacer lo contrario, prueba el dicho mexicano de que “nos es lo mismo ser borracho que cantinero”.

0015

Da click en la portada para descargar la versión completa del periódico Unomásuno:

0001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s