El espejismo de la reforma fiscal de Trump

La Reforma Fiscal auspiciada por Donald Trump, aprobada reciente- mente por la Cámara de Representantes en una apretada votación, parecería un oasis para los empresarios interesados en asentarse en Estados Unidos; para el ciudadano estadounidense común, e incluso para aquellos que están a punto de recibir una herencia, y todo ello bajo una lógica simplista al puro estilo Trump: al pagar menos impuestos, las empresas dispondrán de mayores recursos para invertir y generar un efecto multiplicador de la economía, lo que se reflejaría en una mayor recaudación que compensaría las pérdidas ocasionadas por la reforma. Por su parte, las personas físicas dispondrían de mayores recursos para aumentar sus niveles de consumo, lo que generará una mayor inversión, y eso provocará mayor generación de empleos, al menos ésa sería la idea.

Sin embargo, la lógica económica, al igual que las leyes de la física, siempre es implacable y se mueve en la pista de la causa y el efecto. La reducción impositiva calculada en 1.4 billones de dólares en los próximos 10 años, impactará directamente en las arcas federales, lo cual sólo podrán compensarse de dos maneras: gastando menos, y a eso responden los intentos de Trump, de eliminar muchas de las políticas de apoyo a los grupos más vulnerables, o lo que se destina a Ciencia, Cultura y Medio Ambiente -recordemos la salida de la UNESCO o la negación de la existencia del cambio climático con la reducción presupuestal correspondiente al tema- o, en su defecto, recurriendo a déficits crecientes, lo cual, por cierto, han sido uno de los ejes centrales de su discurso contra nuestro país.

Vamos por partes. La reducción de impuestos para las personas morales pasaría de 35% a 15% de sus ingresos, al tiempo de exentar las ganancias de esas empresas en el exterior, lo que en teoría atraería muchísimas inversiones asentadas en otros países, incluyendo, por supuesto a México. Un modelo similar aplicaría a las personas físicas, dependiendo de sus ingresos, lo cual beneficiaría a las clases medias, y si eso no bastara, la propuesta contempla aumentar la deducibilidad al doble, y permitiría a los contribuyentes deducir el interés hipotecario y el impuesto sobre inmuebles de su propiedad.

Pensando en nuestro país, de aprobarse la Reforma por el Senado de EU, podría ocasionar efectos nocivos en nuestra economía. Evidentemente, la reducción de los impuestos a las personas morales se convertiría en un gran incentivo para que muchas de las empresas que padecen fiscalmente con el régimen actual, tomen la decisión de emigrar hacia un país que no sólo ofrecería mejores condiciones económicas, sino de seguridad y clima de negocios. Lo mismo puede suceder con muchas personas que cuentan con la doble nacionalidad y que optarían por radicar legalmente en el país vecino y pagar sus impuestos allá. Si a eso agregamos que muchos de nuestros compatriotas sufrirían por el recorte en los apoyos de los programas sociales que reciben, el panorama para los nuestros luce bastante nebuloso.

Lo que queda al descubierto es la intención de Trump de renunciar a su responsabilidad social. En su formación empresarial, la apuesta del Donald Trump es privar de recursos al gobierno para dejarlos en la esfera del libre mercado, llevando al extremo la teoría de la mano invisible de Adam Smith, al suponer que el mercado por sí mismo será capaz de generar equilibrios e integrar a la ciudadanía en un país de armonía económica.

La reducción de los ingresos gubernamentales vía el fisco, será a la vez la justificación para eliminar cuantos programas sociales sean posibles, lo que representará la renuncia tácita del gobierno estadounidense con sus grupos más vulnerables y con su obligación de contribuir a la reducción de las grandes desigualdades sociales, lo que a la larga tendrá consecuencias imprevisibles, y de ellas, los mercados no se harán responsables.

0015

Da click en la portada para descargar la versión completa del periódico Unomásuno:

0001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s