¿Y si termina el TLCAN?

quimera (1)

Las preguntas incomodas no le gustan a nadie, es verdad. Pero un gobierno está obligado no sólo a plantearlas sino a tener alguna respuesta en caso de que se hagan realidad. Un ejemplo de ello podría ser: ¿qué sucederá con la economía mexicana si el Tratado de Libre Comercio de América del Norte se cancelase? Poco, o nada, se ha dicho desde la Secretaria de Economía sobre el tema. A las múltiples amenazas que

vierten los funcionarios del gobierno norteamericano, el gobierno mexicano responde que se trata de una simple estrategia de negociación. Sin embargo, el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC) presentó esta pregunta en el informe Bajo crecimiento y presión inflacionaria, el signo del 2017. En él, sin pretender jugarle al adivino, se mencionan una serie de fenómenos que podrían alterar el rumbo económico de la Nación.

$1·       Si el TLCAN terminase, habría que tener en cuenta el cómo llega la economía nacional a ese momento. Hoy, nuestra economía crece a un ritmo inercial y a una menor tasa que estructuras similares del Pacífico asiático.

$1·       La economía mexicana ha registrado un crecimiento promedio del 2.1 por ciento entre 2013 y 2017, en una muestra de la limitada eficacia de los cambios instrumentados y acumulados desde 1982. La política económica mexicana apostó todo al comercio internacional y desdeñó el fortalecimiento de las empresas nacionales. Así, el TLCAN generó una brecha en la renta per cápita mexicana, que se ha alejado de la de Estados Unidos y Canadá. También ha fallado al integrar del país en el comercio internacional. En ese sentido, el fracaso del modelo exportador ha significado la pobreza extrema y la marginalidad en la que viven millones de mexicanos en esas regiones.

$1·       De esta forma, el fin del TLCAN podría representar un impacto negativo de entre 1.5 y 2.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

$1·       Este contexto generaría una mayor volatilidad en el mercado y haría que los precios fuesen más altos. Así, la inflación seguiría en niveles cercanos al 6 por ciento.

$1·       El fin del Tratado supondría también un retraso a la hora de implementar una política económica enfocada a fortalecer el mercado interno.

El informe del IDIC coincide con el que a principios de mes expuso la Comisión económica para América Latina (CEPAL), donde se sostenía que México necesita replantear una agenda diferente de desarrollo, debe potenciar el mercado interno, potenciar los salarios ya que hay que buscar cómo lograr un salario mínimo de 15 dólares la hora, lo cual haría que creciera el mercado interno. En sí, plantear el fin del TLCAN quiere decir que, si México no logra una negociación exitosa y al mismo tiempo implementa una estrategia de política económica enfocada a fortalecer productiva y competitivamente su mercado interno, la economía nacional entrará en una etapa de mayor austeridad y que para ello también habría que prepararse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s