La presión política en la propuesta fiscal de la COPARMEX

con-chanfle.jpg

El inicio de las contiendas electorales representa el momento propicio para generar pronunciamientos de los diferentes gremios que aglutinan los intereses de los sectores más influyentes de la sociedad mexicana. Todo ello con la firme intención de ejercer presión mediática y política sobre los candidatos y partidos para que se comprometan con sus causas y, de ser posible, las incluyan dentro de su agenda de campaña. Dentro de esos gremios, destaca la COPARMEX que en días pasados presentó su Propuesta de Reforma Fiscal 2017, buscando con ello a que quienes aspiran a dirigir el país digan “esta boca es mía”.

Para la COPARMEX, el país requiere una reforma fiscal que incentive la inversión productiva, y que promueva la competitividad en el país, de tal forma que mantenga y atraiga inversiones, contribuyendo a detonar el crecimiento económico que se traduzca en mayor inversión, creación de empleos, competitividad y fortalecimiento del mercado interno, lo que repercutirá en mayor recaudación tributaria, pero también en bienestar social para nuestra población.

La propuesta se basa en cinco ejes fundamentales: el fomento al empleo y bienestar social; el impulso a la inversión; el fortalecimiento de los ingresos tributarios; la certidumbre jurídica a los contribuyentes y la simplificación fiscal y formalidad.

Según la COPARMEX, la informalidad ha crecido debido a los altos costos del empleo formal, -el 57.8% de la población ocupada en México es informal-, lo que podría revertirse si se decreta un esquema que permita deducir hasta el 100 por ciento de las prestaciones laborales otorgadas a los trabajadores, propuesta que también aplicaría a las aportaciones efectuadas para la creación o incremento de reservas para fondos de pensiones o jubilaciones del personal.

Por otra parte, la propuesta incluye una reducción del ISR empresarial del 30% al 24%, cifra promedio de las naciones de la OCDE, y para las personas físicas, se solicita actualizar los montos de límite inferior, superior y cuota fija de la tarifa del Impuesto sobre la Renta y como el IVA no puede quedar al margen, se propone ampliar la base de contribuyentes, reduciendo de manera gradual los gastos fiscales, sin afectar con ello a los hogares de menores ingresos.

De la misma forma, se aborda un tema postergado siempre por resultar antipopular y anticlimático en época electoral: el rezago en el cobro del impuesto predial, que, como un lastre, impulsa a la baja la eficiencia recaudatoria global por culpa de gobiernos locales que no están dispuestos a presionar a su ciudadanía para evitar costos políticos.

Como si lo anterior no fuera suficiente, se propone eliminar el ajuste inflacionario para ciertos impuestos, mejorar las deducciones personales de las personas físicas, establecer la deducción de colegiaturas de nivel superior, mejorar el esquema alternativo de cumplimiento y evaluar e identificar potenciales de mejoras del Régimen de Incorporación Fiscal.

Las cartas están sobre la mesa. En los próximos días seguramente los precandidatos harán acuse de recibo y en mayor o medida harán propia esta agenda. Estaremos atentos a ver quién dice yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s