Peje ad portas

quimera (1)

Había una vez un país donde los padres no amenazaban a sus hijos con el coco ni con el Hombre del Costal, sino con Aníbal. Se gritaba Aníbal Ad Portas (Aníbal en las puertas). El grito hacía referencia a los acontecimientos de la Segunda Guerra Púnica, cuando el célebre militar cartaginés se plantó con su ejército, lleno de elefantes, en las puertas de Roma. El trasfondo de dicha lucha era el dominio en el Mediterráneo occidental y en

España. Esa situación recuerda al panorama que tenemos en México al inicio del proceso electoral. Andrés Manuel López Obrador es favorito, casi a punto de ganar, pero después de cinco largos años, queda el tramo final. Tomar Roma, pues.

  En un panorama en el que los datos del Latino barómetro establecen que los mexicanos están cada día más desencantados con la política, donde se tiene la percepción que el político es aquel que gana mucho y trabaja poco, la propuesta de AMLO sobre los sueldos de gobierno es significativa. Así, se propone un gobierno que en lugar de subirse el sueldo se lo baja a la mitad. Será un acto simbólico de congruencia y justicia.

 Con sus luces y sus sombras, el modelo instaurado en la Ciudad de México en su gobierno y en el de Marcelo, dejó una ciudad creativa, cada vez más culta, libre, educada, respetuosa y solidaria. El discurso de AMLO apela a que esa dinámica es posible en todo el país.

 La nueva estrategia discursiva de AMLO tarta de convencer y ser incluyentes respecto a clases medias. Habla del respecto a una buena parte del sector empresarial del país. Parece que piensa menos en quién tiene superioridad moral y más en a quién necesitamos para lo que sigue en el país. Muchas de las incorporaciones de MORENA van en ese sentido.

 Es el único de los 4 candidatos que ha puesto énfasis en atender las causas de la violencia y no sólo usar las balas contra la delincuencia. Los datos demuestran que la dinámica de enfrentar a la violencia con más violencia no es la solución.

 Si vemos las estadísticas de deuda, las muertes, la corrupción, queda claro que el peligro para México es seguir como vamos. Hay un 40% del país que no está produciendo absolutamente nada: Tamaulipas, Veracruz, Guerrero, Colima…. Y no se trata solo de parar al narcotráfico, hay que abordar la pobreza, la falta de oportunidades

 Parecen irracionales las comparaciones que hacen entre el Peje y Chávez. Su propuesta económica no es revolucionaria, sólo pone un mayor énfasis en atender la desigualdad social, lo cual no sólo es justo y urgente, sino también inteligente. De nueva cuenta, observar y hacer énfasis el modelo DF serviría para evitar una campaña sucia.

 Liébano Sáenz, que es cualquier cosa menos pejista, lo ha dicho muy bien: la fortaleza de AMLO es doble, en este momento. Por una parte, es la adhesión que hay sobre su persona misma, por la otra, es el de aquellos que optan por él como un vehículo para expresar o canalizar su rechazo al orden de cosas. Será difícil de derrotar.

Todos estos puntos son ciertos. Pero hay que tener cuidado. La Historia de Aníbal enseña, claramente, que pese a tener todo a favor, Cartago terminó perdiendo la guerra. El Peje a las puertas del Palacio. Tan lejos y tan cerca. Así empieza el 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s