El ABC del buró de crédito en México

quimera (1)

El concepto del buró de crédito se ha convertido en parte de la cotidianeidad en las actividades económicas de nuestro país. Cada vez que cualquiera de nosotros necesita comprar algo a crédito, solicitar un préstamo, comprar un auto a plazos, o aplicar para obtener una hipoteca, o, cada vez que una empresa requiere de algún tipo de financiamiento, siempre aparece como uno de los requisitos principales, el visto bueno del buró de crédito.

Pero, ¿Qué es en realidad el buró de crédito? ¿Porqué ha cobrado tanta relevancia? ¿Quién está detrás de ese concepto? Por considerarlo un asunto de importancia para todos, trataremos de explicar de la manera más sencilla, esas interrogantes.

Lo primero que debemos saber, es que el buró de crédito es una empresa privada, una Sociedad de Información Crediticia que, como cualquier otra empresa, vende un producto, que, en este caso, es información. La información que vende es el historial del comportamiento financiero de cada persona o empresa que alguna vez haya hecho uso de algún tipo de crédito en este país. El modelo es en realidad bastante simple, ya que esa información la generan los otorgantes de créditos, y refleja la manera en que los deudores asumimos nuestros compromisos financieros, es como una radiografía que muestra si somos o no buenos pagadores y si cumplimos en tiempo y forma con nuestros compromisos financieros adquiridos.

Al concentrar esa información en un solo lugar, quienes otorgan los créditos, encuentran la manera de protegerse mutuamente frente a los clientes morosos o incluso, frente a tentativas de fraudes u otro tipo de abusos.

Es importante señalar que el buró de crédito no otorga ni niega créditos, y solamente brinda referencias para que cada empresa que requiere de sus servicios, obtenga la información necesaria para evaluar de mejor manera y decidir si otorga o no un crédito.

También, es relevante saber que todos los que hemos solicitado algún tipo de crédito, estaremos en el buró de crédito, lo que de ninguna manera es algo negativo, incluso si contamos con un buen historial, puede facilitarnos mucho la obtención de algún tipo de crédito que nos interese en particular. Por supuesto, del lado opuesto, un historial de deudas no saldadas, de suspensión de pagos o de morosidad, jugará en nuestra contra.

Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, existen más de 320 millones de registros en el buró de crédito, los cuales sólo pueden ser consultados con el aval del cliente, es decir, ninguna persona o empresa puede conocer el historial crediticio de otra, a menos de que ésta lo avale. Cualquier manejo irregular de la información en poder del buró, estaría violando Ley para regular a las Sociedades de Información Crediticia y reglas generales a las que deberán sujetarse las operaciones y actividades de las sociedades de Información Crediticia.

En resumen, no debemos tener miedo a estar en el buró de crédito, y en la medida en que nuestro historial de comportamiento sea el correcto, jamás tendremos problemas para obtener algún tipo de crédito en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s