La desigualdad: Tema de Campaña

CON CHANFLE

México es el país más desigual del mundo, se suele leer en los medios. ¿Es así? ¿Qué significa eso? En primera instancia, los datos -al menos los de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo económicos (OCDE)- confirman que la frase es correcta.

Desde 2011, la OCDE lanzó un conjunto de indicadores para analizar la calidad de vida en sus 34 países miembros. Como parte de esta iniciativa, la organización creó el Índice para una Vida Mejor, el cual arroja resultados sobre las prioridades de los habitantes de estos países en el ámbito de bienestar.

Para los 4 mil 800 usuarios mexicanos que accedieron al Índice para una Vida Mejor, los tres temas importantes son la educación, la salud y la satisfacción ante la vida. En todos fracasa el gobierno mexicano.

A pesar de una caída significativa durante los últimos 5 a 10 años, la desigualdad en el ingreso y el nivel de pobreza en México continúan siendo los más altos de la OCDE: 1.5 veces superior a la de un país promedio de la OCDE y dos veces superior a la de países con baja desigualdad como Dinamarca.

El ingreso familiar en el Distrito Federal es casi tres veces más alto que en Chiapas. En la ciudad de México, el 57.6% de la fuerza laboral tiene por lo menos educación secundaria, mientras que en Chiapas este porcentaje es de 26.9%

La desigualdad del ingreso de los hogares disminuyó más que en cualquier otro país de la OCDE durante los últimos 10 años.

Los beneficios públicos en efectivo constituyen solamente un 6% de los ingresos disponibles del hogar, una proporción que solamente es inferior en Corea, aunado a ello la distribución de los beneficios públicos es la menos progresiva de todos los países de la OCDE. Considerados conjuntamente, estos dos elementos muestran que la redistribución del gobierno a través de los beneficios en efectivo tiene poco impacto en la desigualdad y la pobreza.

El ingreso medio del 10% de la población más pobre es inferior a 1.000 US$ en paridades del poder adquisitivo, lo cual es menor al de cualquier otro país. La distancia entre el ingreso de la clase media y el del sector más rico es mayor que la de cualquier otro país.

En el terreno económico, la productividad ha venido cayendo de manera preocupante e incluso se tornará negativa en los próximos años. Por lo tanto no podemos aspirar a obtener mejores salarios: es necesario ser más competitivos porque incluso la situación económica y del mercado laboral, se tornará negativa en los próximos años.

Y ahí es la petroquímica resulta -según Gurría- una metáfora de lo que sucede en el país, pues es una industria que requiere un relanzamiento, que lleva 15 años sin crecer, que antes abarcaba hasta el 10% del PIB y hoy no supera el 2 por ciento. La caída de la producción ha sido preocupante por lo que la industria química tiene un retraso de casi 25 años en los que ha permanecido estancada.

Entre los mayores desafíos que debe enfrentar esta industria se encuentra la enorme dependencia que todavía el país tiene del petróleo, así como la escasez de materia prima relacionada con el entorno global y falta de infraestructura logística y de transporte

La pobreza monetaria (es decir la gente viviendo con menos de la mitad del ingreso mediano) disminuyó durante la última década de 21% a 18%. Dado que el ingreso absoluto ha aumentado, mucha gente pobre en 2005 tenía un ingreso mayor al de 1995 ‐ la pobreza basada en una línea de pobreza en Pesos mexicanos de 1995 (MXN) disminuyó 26%.

Esta disminución se extendió a todos los grupos de edad, pero en particular a las personas mayores de 75 años cuyo índice de pobreza disminuyó de cerca de 40% a cerca de 30%.

Sin embargo, 22% de niños y cerca de 30% de la gente mayor de 65 años de edad vive en hogares con un ingreso inferior al de la línea de pobreza. Además, para uno de cada cuatro hogares con un jefe de familia en edad de trabajar, tener una persona asalariada en el hogar no es suficiente para escapar de la pobreza.

Los servicios públicos proporcionados en los sectores de salud, educación, y vivienda reducen la desigualdad del ingreso más que en cualquier otro país de la OCDE.

El país tiene necesidades de crecimiento mucho mayor, tenemos gran cantidad de jóvenes integrándose a la economía y gran cantidad de la población en pobreza.

Tenemos otros desafíos estructurales que vienen desde atrás, como las carencias del sistema educativo, donde la reforma apenas está tomando carta de ciudadanía. Las fallas en todo el sistema del estado de derecho, aunque aún no vemos la plena manifestación de la modernización, así como hacer más efectiva y eficiente la administración de la justicia. Enfrentar el tema de la transparencia y de la corrupción.

Para superar lo anterior México debe transitar a una nueva era económica en la que supere su histórico problema de dependencia al petróleo.

Los mayores desafíos que se deben enfrentar para esta industria es la enorme dependencia que tiene todavía el país hacia el petróleo, escasez de materia prima, relacionada con el entorno global y falta de infraestructura logística y de transporte. Así que se necesitan acciones como promover incentivos para transitar a una industria de absoluto cuidado al medio ambiente

La OCDE espera una segunda ola de reformas que incluya el combate a la corrupción, el estado de derecho, desaparecer la informalidad y por supuesto, mitigar la desigualdad.

Para reducir la desigualdad y aumentar el crecimiento incluyente, la OCDE afirma que los gobiernos requieren promover la igualdad de género en el empleo; ampliar el acceso a mejores empleos, y estimular una mayor inversión en formación y adquisición de competencias durante toda la vida laboral.

La redistribución mediante impuestos y transferencias es también una manera eficaz de reducir la desigualdad.

Hay que entender que el crecimiento económico no es un fin, sino un medio para aumentar el bienestar de las personas. La OCDE, cuando analiza cómo va la vida en México, mide el progreso, entendido sobre los factores esenciales para el bienestar con el aumento de la calidad de vida de las personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s