El lavado de dinero en México

desi

El Grupo de Acción Financiera (GAFI), organismo internacional de lucha contra el lavado de dinero, ha publicado un reporte sobre el tema en México.

México es el tercer mayor exportador de capitales ilícitos del planeta, sólo por detrás de China y Rusia. Hacienda cifra en al menos 1.13 billones de pesos (casi 52 mil millones de dólares) el dinero que mueve el narcotráfico, los delitos fiscales y el crimen organizado en su conjunto. Buena parte de esa cantidad está sometida al lavado de capitales.

El lavado de activos no es investigado ni perseguido penalmente de manera proactiva y sistemática, sino de manera reactiva, caso por caso, sin perjuicio del hecho de que recientemente se han realizado algunas investigaciones de alto perfil.

México es un país que otorga mucha más prioridad a la investigación de delitos de alto impacto que al lavado de dinero. Las autoridades no han comprendido una consigna sencilla, expresada en múltiples reportes de la policía italiana cuando luchaba contra la mafia: el crimen también cuesta dinero, por lo que es importante visualizar la ruta del dinero. Sin ello, la cantidad de acciones penales y condenas por casos de lavado de activos es muy baja; sólo muy raramente se realizan investigaciones financieras”.

México tiene mucho camino por recorrer en la lucha contra el lavado de capitales. El país enfrenta grandes riesgos: el tráfico de drogas, la extorsión, la corrupción y la evasión fiscal. La infracción rara vez es perseguida penalmente y la corrupción, socava su capacidad para investigar y perseguirlo penalmente. La justicia sólo resolvió 5% de las 112 denuncias penales interpuestas en 2016 por supuesto lavado de dinero.

En cuanto al sector financiero, piedra angular en el combate contra el lavado de dinero, GAFI destaca la buena comprensión de los riesgos que para ese delito representan los grupos de la delincuencia organizada y de las actividades delictivas asociadas, pero matiza que su conocimiento de la corrupción como amenaza principal es residual.

A decir del GAFI, parece que la lucha antilavado sigue ese postulado castellano (éramos pocos y parió la abuela), pues las autoridades mexicanas no están utilizando las medidas cautelares a su disposición: no se persigue el decomiso del producto y de los instrumentos del delito de forma sistemática como un objetivo de las políticas.

De esta manera, se le hace al gobierno mexicano tres recomendaciones:

La primera debe ser, necesariamente, la de priorizar la investigación de lavado.

También se deben asignar recursos suficientes a este cometido, de lo contrario, el país quedará expuesto al flagelo de la corrupción.

Finalmente, debemos fortalecer la investigación financiera y la coordinación interna dentro de las unidades fiscales, tanto a escala federal como a estatal.

En paralelo, lo que no se entiende es por qué la PGR no aumenta el nivel de especialización de sus unidades. Ya lo dice el dicho: mientras el gato duerme, los ratones bailan. Por eso así nos va.

0014

Da click en la portada para descargar la versión completa del periódico Unomásuno:

0001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s