La agenda más allá de las elecciones

quimera (1)

¿Qué hace falta para que México crezca? ¿Para que tenga viabilidad? ¿Qué temas habría que abordar para que un gobierno pueda cumplir el cometido de arle una calidad de vida digna a sus ciudadanos? Son las preguntas que se ha hecho el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) se ha hecho y ha intentado responder en Memorándum para el Presidente (2018-2024). Algunos de sus postulados son:

– Estado de derecho. Para combatir la corrupción y reconstruir la seguridad pública, el Imco propone reformar el artículo 102 de la Constitución para garantizar la independencia de las fiscalías y del sistema de procuración de justicia, generar estadísticas útiles que permitan evaluar las etapas del nuevo sistema de justicia penal, y crear un sistema de servicio profesional de carrera para ministerios públicos federales y estatales.

– Reforma educativa.Hay que garantizar el presupuesto de los programas de formación docente y mejorar el esquema de incentivos para aumentar el número de profesores que se inscriban como tutores, establecer el sistema de información y gestión educativa, implementar eventos de asignación de plazas y promociones a la ciudadanía, así como invertir en recursos y voluntad política para acelerar la evaluación magisterial.

– Reforma energética. Pemex debe generar las condiciones para competir en un mercado abierto, mientras el sector de hidrocarburos debe ser más transparente en la distribución de sus beneficios. Además, se deben reformar los estatutos de Pemex y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que los consejos sean los encargados de elegir a su director general —y no sea decisión del presidente—, y establecer una política sectorial que alinee las metas del país en energías renovables con fuentes de financiamiento públicas y privadas.

– Contra la informalidad. La informalidad condiciona el acceso a la seguridad social y genera desigualdad en las pensiones, pues mientras que un trabajador de Pemex o de la CFE se pensiona con 33,000 o 36,000 pesos al mes, según datos de 2013, un trabajador formal en el IMSS gana hasta 2,300 mensuales de pensión después de la reforma laboral aprobada en 1997. Ante ello, la organización es necesario eliminar las cuotas fijas por nivel de ingreso en la Ley del ISR (Impuesto Sobre la Renta) y la tasa asociada a los cinco primeros rangos de ingreso; hacer un pacto político por la seguridad social que universalice los beneficios, corrija las insuficiencias y ponga límites a los déficits pensionarios; separar de la Constitución las prestaciones económicas (pensiones) de las prestaciones de salud, y viabilidad financiera para garantizar el acceso al derecho a la salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s