La inflación, el viejo enemigo, nos cuesta un huevo

desi

El inicio de las precampañas se ha visto afectado por un fenómeno que viene acompañando a la economía nacional desde 2017: la inflación. Quien quiera que haya vivido en la década de 1980 dirá que se trata de la vuelta de un viejo enemigo. Empieza a ser preocupante el aumento de la canasta básica, es decir, de los productos indispensables para que una familia pueda satisfacer sus necesidades básicas de consumo a partir de su ingreso. La disparidad inflacionaria se debe a los aumentos que se están registrando en los energéticos (como gas, gasolina, electricidad), así como del dólar, que muestran demasiada volatilidad e impactan en la cadena de distribución de los productos. Según el portal especializado, Inflación y Salario Mínimo, en la semana del 8 al 12 de enero han subido los siguientes productos:

El tortillazo. En los primeros 11 meses de 2017, el precio de la tortilla -quizá el alimento con el que más se identifica la cocina mexicana, el básico en la dieta de los mexicanos- acumuló un aumento de 6.83 por ciento, superando ligeramente a la inflación general. El precio de la tortilla se ubicaba a finales de 2017 en 14 pesos. Ahora, el precio rondará los 17. ¿Se podrá hablar de la dieta mexicana sin las tortillas?

Lechuga. La lechuga inició este 2018 entre los 10 y 15 pesos, dependiendo del tamaño, cuando antes de concluir 2017 se podía comprar entre 7 y 10 pesos en los principales mercados del país.

Jitomate. Abrió el año en 22 pesos por kilogramo, cuando estaba en 15 pesos antes de terminar 2017.

Zanahoria. La zanahoria se ubica en 14 pesos, un incremento desde los 8 pesos en que se vendía en 2017.

Frijol. El kilo de frijol mayo pasó de 21 a 26 pesos, en su cotización máxima. Carne. Se incrementó en cinco pesos por kilogramo, al pasar de 120 a 125 pesos, pero su precio al consumidor final se ubica por arriba de los 155 pesos, al igual que la cotización de la carne molida, utilizada para hacer hamburguesas. Azúcar. Desde finales de 2017, ha subido de 32 a 36 pesos, en su precio frecuente, lo que se refleja un costo por arriba de 50 pesos para el consumidor final. Otros productos. El limón, del que depende la economía de Michoacán, por ejemplo, aumentó de 16 a 18 pesos el kilogramo; la papa, que tienen la misma tendencia, pasó de 15 a 18 pesos, y el plátano, de 10 a 14 pesos.

De todos estos aumentos, ninguno representa tantos problemas para la canas- ta básica como el huevo. A inicios del año pasado su precio frecuente fue de 32 pesos por kilogramo, pero al iniciar 2018, el huevo se vende en 75 pesos, un incremento de 97%. Los datos muestran que, por ejemplo, cuando sube la carne, el mexicano tiende a sustituirla por el huevo. Ahora la pregunta es qué comeremos. Las repercusiones no son sólo en relación con las necesidades básicas. México es el quinto productor de huevo fresco en el mundo con 2.55 millones de toneladas al año y es el principal consumidor a nivel global con 22.4 kilos por persona cada año. La producción de huevo tiene un valor de 37 mil millones de pesos en México y sumada con la del pollo, alcanza los 90 mil millones. Así, el sector avícola representa 0.8% del Producto Interno Bruto (PIB) de México, 23% del agropecuario, y más de 40% del pecuario. Con un aumento como el que está ocurriendo, la industria avícola tendría serios problemas de desarrollo y crecimiento. El gobierno mira para otro lado, al declarar que los aumentos son injustificados, que no ven las condiciones de mercado para que esto suceda, dado que -según la Comisión Federal de Competencia Económica- la energía y los combustibles no han tenido aumentos significativos. El gobierno parece no tener interés en entender que, en la vida cotidiana se pueden renunciar a muchas cosas, pero comer no es una de ellas.

Los aumentos en la canasta básica pueden ser el inicio de una gran espiral inflacionaria, que genere un profundo rechazo social, en un año ya por demás complicado. En algunos sitios del país, como en el Estado de México, ya se han empezado a dar saqueos. No es para menos, porque como dirían en el barrio, comer ya cuesta un huevo.

0016

Da click en la portada para descargar la versión completa del periódico Unomásuno:

0001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s