Salarios en picada

PABLO TREJO CON SENTIDO

El Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Facultad de Economía de la UNAM ha presentado un nuevo análisis en torno a los salarios. Para el CAM, existe una guerra contra las clases trabajadoras y sus condiciones de vida, expresada en el nuevo salario mínimo. La pregunta que se hacen es si los recientes cambios son un avance o un retroceso. Vale la pena comentar algunos de los postulados:

Se debe partir de un contexto posterior a la Guerra Fría. Dentro de las consecuencias del derrumbe de la Unión Soviética está el tema de la pobreza laboral: los trabajadores sobreviven en cada vez más precarias condiciones de vida y trabajo.

Los trabajadores se encuentran desmoralizados. Para ésta y las próximas generaciones, con la actual situación no hay esperanza, hay desilusión. Hoy, las luchas de los trabajadores enfrentan la represión, el despojo, la sobreexplotación, la discriminación. Si esta realidad continúa y se agudiza, desaparecerán las luchas de los trabajadores por generaciones.

México no ha sido ajeno a dichos problemas: en las últimas décadas más de 6 millones de campesinos han sido despojados de su tierra y de su relativa tranquilidad y han sido arrojados al camino de la miseria y la violencia, de la migración forzada, a la delincuencia, o bien, en el mejor de los casos a diferentes actividades económicas, con cada vez más empleo precario informal o formal.

Pero lo fundamental es que el trabajo ya no alcanza para adquirir la Canasta Básica Recomendable (CAR). Los datos del CAM indican lo siguiente:

En enero de 2013 el tiempo de trabajo necesario para adquirir una CAR era de 21 horas con 13 minutos, por lo que le quedaban al trabajador dos horas y 47 minutos para satisfacer sus necesidades. Tres años después, el 16 de octubre de 2016 ya únicamente eran siete minutos en total para realizar el resto de sus actividades, debido a que el tiempo necesario que había que laborar para alcanzar la canasta básica era de 23 horas con 53 minutos. Sin embargo, para el 26 de octubre de 2017 el tiempo de trabajo necesario para comprar la canasta básica sobrepasó un día completo llegando por primera vez a las 24 horas con 31 minutos.

El aumento al salario mínimo en el mismo periodo fue de siete pesos y el incremento anunciado por el Gobierno federal para 2018 es de 8.32 pesos. Si sumamos ambos dan un total de 15.32 pesos, por lo que el aumento de precios de la canasta básica ya se comió en un año los incrementos de dos años, e incluso parte de lo que se anuncie para 2019.

El salario real ha perdido el 13.42% y la pérdida acumulada del poder adquisitivo en los últimos 30 años en México, medida por la Canasta Alimenticia Recomendable, es del 80.08 por ciento.

Para el CAM, la economía mexicana ha enfrentado un crónico, raquítico e insuficiente crecimiento económico durante las tres últimas décadas y las perspectivas y proyecciones económicas, políticas y sociales del Estado, para los próximos años amenazan con no dar para más. El PRI impulsa como siempre, una política dogmática basada en la absoluta sumisión y la continuidad, Por otro lado, en los círculos cercanos y en las propuestas de gabinete de todos los otros partidos políticos incluyendo aquellos que se llaman de izquierda, proliferan también los funcionarios en favor del capital y no de las clases trabajadoras. Esto, a nuestro juicio, es una crítica certera al proceso electoral. De seguir por ese camino, al país le esperan seis años de más pobreza, inseguridad, impunidad, corrupción, represión, despojo, la sobreexplotación de las mayorías es galopante y sin fin, continuar con la entrega sin control ni medida, al capital extranjero de la soberanía e independencia nacional, de igual forma profundizar y ampliar la entrega de los recursos humanos (valor de la fuerza de trabajo) y naturales.

Siendo un proceso electoral un momento de profunda reflexión, para el CAM vale la pena preguntarse ¿hasta dónde llegaremos? ¿Cuáles son los límites para que se presente un cambio radical? ¿En qué condiciones materiales, sociales, políticas y económicas se iniciará un proceso de transformación social de fondo? Desde luego en este México existen formas y espacios de avance, pero en las actuales condiciones -con un Tratado de Libre Comercio a medio renovarse, con la creciente violencia- estos sólo serán parciales, temporales, de forma. No son buenos tiempos para el salario y  los trabajadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s