Meade, en la encrucijada

desi

Las razones del Partido Revolucionario Institucional para llevar a José Antonio Meade a la candidatura tienen que ver con el alto nivel de rechazo que ese partido suscita. Meade, siendo ajeno al partido, podría en teoría no ser víctima de cargar con ese rechazo. Sin embargo, esa fortaleza también ha demostrado, de momento, ser una debilidad. Al presentarse como un candi- dato ciudadano, externo al PRI, de momento, le ha traído dos problemas:

1. No ha podido entrar en la dinámica que ya traen Andrés Manuel López Orador y Ricardo Anaya, que más que precampaña -dado que han sido candidatos únicos- han empezado a hacer -de manera disfrazada- campaña. Eso se ha visto reflejado en las encuestas, con Meade muy retrasado, en el tercer lugar.

2. Su carácter foráneo al PRI le ha obligado, entonces, a recorrer la estructura del PRI, a dialogar con ella y convencerla. Intentó que lo hicieran su candidato. Todavía no está muy claro si ha lo conseguido. De nueva cuenta, ello explica, en parte, la desventaja reflejada en las encuestas.

Estos dos factores ponen en duda la hipótesis de que un externo podría des- prenderse del mal momento del PRI. ¿Cabría preguntarse en qué consiste la pesada herencia?

Fue secretario de Hacienda en un momento complicado para las finanzas del país. Por un lado, se vieron turbulencias cambiarías que provocaron devaluaciones del peso. De igual manera, alguna responsabilidad se le supone por los gasolinazos, los altos bonos navideños de la burocracia nacional.

Por otro lado, su actuar como secretario está marcado por los desvíos del erario y lavado de dinero y asociación delictiva de Javier Duarte, de 45 mil millones de pesos; de Roberto Borge, 5 mil millones; de Rodrigo Medina, 39 millones; de César Duarte, de 250 millones; Jesús Reyna García, de 3 mil millones; Andrés Granier, 2,600 millones; de Mario Villanueva y su hijo, con una cifra incalculable; de Tomás Yarrington, también con cifra incalculable; de Guillermo Padrés, 450 millones; Luis Alberto Reynoso Femat, 13 millones 800 mil pesos; Jorge Torres López, 2.8 millones de dólares; Flavino Ríos, 248 millones de pesos; Gabino Cué, 30 mil millones; Eugenio Hernández, 6 mil millones, y de Fidel Herrera, de 16.5 millones de pesos.

Ha sido secretario de Estado en los sexenios con más violencia en los últimos 30 años, por lo que debe pronunciarse sobre la estrategia de seguridad. Los datos no ayudan: Calderón y Peña dejan cerca de 300 mil muertos. Peña, particularmente tiene en su sexenio los casos trágicos de 43 normalistas desaparecidos, la masacre de Tlatlaya, los 25 mil 648 mexicanos desaparecidos en la última década, los 125 periodistas asesinados y 20 desaparecidos, los feminicidios del Estado de México. Este gobierno ha obtenido el 2o lugar como el país más sangriento de todo el mundo y el 1o en corrupción en toda Latinoamérica.

Meade fue secretario de Desarrollo Social de un gobierno que compró un avión tasado en 580 millones de dólares, cuan- do el salario mínimo del país es el más bajo dentro de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. La pobreza no ha parado de crecer, pues hay 53.4 millones de pobres y 9.2 millones en pobreza extrema.

Encima, a diferencia de López Obrador (que gobernó la CDMX) y Anaya (que ha sido diputado), José Antonio Meade no ha sido gobernador, ni ha ocupado ningún cargo de elección popular. Esa inexperiencia como líder de una campaña política y de gobierno, lo coloca en desventaja. Una cosa es un perfil técnico, y otra ya, lanzarse al ruedo de la política. Por ello, la encrucijada que se le presenta a Meade es definir cuál será su distancia respecto de los gobiernos en los que ha trabajado: el del panista Felipe Calderón, en el que fue secretario de Energía, y de Hacienda, y el del priista Enrique Peña Nieto, en el que nuevamente encabezó Hacienda y también dirigió las secretarías de Relaciones Exteriores, y de Desarrollo Social. Tendrá que resolver el dilema de cómo defender lo que ha hecho en las administraciones con las que ha colaborado y, al mismo tiempo, presentarse como un líder independiente y capaz de tomar decisiones distintas a las que se han ejecutado en los últimos años. Él se ha caracterizado como una persona discreta, pero la dinámica de la campaña lo expone a unas condiciones a las que no está acostumbrado.

0016

Da click en la portada para descargar la versión completa del periódico Unomásuno:

0001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s