La violencia contra alcaldes y candidatos

desi

El país elegirá el próximo 1 de julio más de 18 mil 300 cargos entre federales y locales. Esta lucha por el poder estaría marcada por la violencia. 2017 dejó las peores cifras en más de dos décadas con 29 mil homicidios y una tasa de 20.5 asesinatos por cada 100 mil habitantes. En ese sentido más de 400 presidentes municipales del Partido Acción Nacional (PAN) han realizado un mapa de riegos para los candidatos que saldrán a buscar el voto de los mexicanos. Han dividido el país en cuatro regiones según las amenazas que han recibido los políticos y el nivel de homicidios de esta entidad.

Cuatro entidades – Durango, Michoacán, Oaxaca y Veracruz – son los más peligrosas – le siguen Chihuahua, Guerrero, Tamaulipas, Estado de México y Puebla. Los alcaldes buscan que la seguridad de los candidatos en estas regiones corra a cargo de escoltas del Gobierno Federal; mientras que los gobernadores de dichas entidades, estiman que ellos deben ser responsables de resguardar a los aspirantes a algún cargo. Esta discusión apunta a que uno de los temas más importantes a la hora de analizar el proceso electoral tiene que ver con la violencia política contra los candidatos. No puede existir la democracia si no se respetan los derechos políticos. Estas dos visiones apuntan, también a lo evidente: la crisis de seguridad y la posibilidad de que el narcotráfico se infiltre en el más débil escalafón del Estado, los municipios. Dado que la seguridad pública es un gran reto se deben dotar a los actores de mayores capacidades para brindarla de manera efectiva.

Los datos de la violencia política, presentados por los alcaldes del PAN, muestran que solo de 2016 a marzo del 2017, se ha asesinado a 52 presidentes municipales en funciones. Esta suma se eleva a 120 víctimas si se contabilizan los ataques a los alcaldes electos y a los ex ediles (9 y 59, respectivamente).

En el actual proceso electoral ha habido más de 30 ataques y ha llamado la atención de la Organización de Estados Americanos (OEA) que ha determinado un promedio de asesinato de un candidato cada 4 o 5 días y ha llamado a la Secretaria de Gobernación a que tome cartas en el asunto.

En este sentido, vale la pena dos anotaciones:

1.- Las ultimas reformas presentadas en materia de seguridad pública debilitan el marco normativo y de actuación pública de las policías municipales.

2.- La seguridad es fundamental para garantizar la gobernabilidad de un municipio.

No existe fórmula a corto plazo para solucionar este tema. Es necesario trabajar en la reconstrucción del tejido social, profesionalización e inteligencia policial, tecnificacion y dignificacion de cuerpos policiales aunado a la estrecha participación y cooperación entre Gobierno y ciudadanía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s