Slim vs AMLO por el NAICM

CON CHANFLE

Carlos Slim ha entrado de lleno en la campaña electoral mexicana, al salir en defensa del proyecto de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), al que se opone Andrés Manuel López Obrador. Es digno de observarse qué sucederá en este caso. Está claro que la elección cambia de rumbo: Slim vs. AMLO. Poder Económico contra Poder Político. En el pasado AMLO le permitió invertir en el Centro Histórico de la Ciudad de México, pero ahora no se ponen de acuerdo con lo del NAICM. Los argumentos de cada uno, se explican como sigue:

Slim ha argumentado:

El impacto en empleos. Defiende que el proyecto apuesta al crecimiento del país, en particular al turismo (donde México es el séptimo país más visitado del mundo). En sus propias palabras, la obra es trascendente, paradigmático y la mejor alternativa. Incluso ha dicho que tendría un impacto en la Zona Metropolitana del Valle de México, pues está en el donde más pobreza hay.

El Nuevo Aeropuerto sería el mayor de América Latina y el tercero del mundo, con una capacidad de hasta 120 millones de pasajeros. También, según las cifras oficiales del Gobierno mexicano, la obra de infraestructura más importante de cuantas están en marcha en América Latina y la mayor de México en las seis últimas décadas.

El holding empresarial de Slim está involucrado en la obra como constructor y como inversor. El empresario está vinculado al proyecto aeroportuario prácticamente desde su origen. La obra, diseñada por el reputado arquitecto Norman Foster y la firma de arquitectos de Fernando Romero —yerno de Slim—, cuenta con un consorcio de empresas liderado por grupo Carso (propiedad del empresario mexicano), como constructor de una de las terminales tras ganar un concurso público en enero del año pasado. Además, hace menos de un mes, suscribió, a través de su Banco Inbursa, 720 de los casi 1,700 millones de dólares de un vehículo inversor especializado en infraestructura y creado específicamente para financiar parte de la construcción del aeropuerto. El dinero, es cierto, proviene del AFORE Inbursa, que tiene el riesgo -así se explicó en la rueda de prensa- sí el aeropuerto no tiene la respuesta esperada. La obra supone, según sus cifras, el 4% de los ingresos de su brazo constructor y del 0.5% en el caso de todo el grupo.

López Obrador argumenta:

Básicamente, dos cosas: su ubicación y el alto gasto que implicará.

Señala que es una zona de alto riesgo al ocupar los lacustres terrenos de la zona de Texcoco, por lo que una construcción de esta magnitud podría verse afectada con un temblor o, peor, con hundimientos. De hecho, hay un estudio del Instituto de Ingeniería de la UNAM en ese sentido. El impacto ambiental, en plena zona lacustre y con especies endémicas, también es alta.

En cuanto al gasto, también se ha señalado que es un barril sin fondo. Suspender las obras supondría un ahorro de cerca de 8,900 millones de dólares, según sus cifras. Ese dinero podría ser usado para la reconstrucción de las zonas devastadas en los estados de Oaxaca, Chiapas, Morelos, Puebla, Guerrero, Estado de México. Además del costo, ha puesto en duda los contratos relacionados con el aeropuerto. Para él son opacos y favorecen la corrupción. Son 321 contratos suscritos hasta la fecha. La Auditoria Superior de la Federación parece validar esta hipótesis.

La propuesta alterna que plantea AMLO es abrir dos pistas en el aeropuerto de Santa Lucia. A juicio del propio Slim, esa idea sería  estudiada, pero al mismo tiempo ha cuestionado la intención de hacer una inversión más económica, lejos, en contraste con la actual, que va a ser detonadora del crecimiento del país. Ahí, parece, estar el dilema. De aceptarse la propuesta de López Obrador, según Slim, tendríamos a los turistas perdiendo al menos una hora para llegar a la ciudad. Sí ha reconocido que esta alternativa es más económica, pero también es “un parche” que a largo plazo generará el mismo problema.

El caso pone de relieve los llamados “factores reales”. Parecería que ahora comienzan a jugar y a apostar por un nuevo modelo de país. No es sorprendente que un actor como Slim opine sobre lo que él considera mejor actúe en consecuencia.

Juego nuevo en esta campaña. La incógnita es ver a quien respalda en concreto Slim y cómo se comenzará a reflejarse eso en las encuestas si es que dicho apoyo ocurre. Se pone interesante la cosa.

SLIMVSAMLO

 La maqueta del NAICMFuente: SCyT, 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s