La huelga de la policía federal.

con-chanfle

No va a ser fácil la transición hacia un esquema de Seguridad donde se le dé prioridad a la Guardia Nacional. Máxime, visto lo visto la semana pasada, donde cientos de elementos de la Policía Federal (PF) realizaron un paro de actividades en todas las instalaciones que la corporación posee en la Ciudad de México, en demanda de que se respeten sus derechos laborales en cuanto a antigüedad y prestaciones.

  • La protesta se inició en el Centro de Mando de la PF que se localiza en la alcaldía Iztapalapa (Contel), y derivó en el cierre de diversas vialidades en la capital del país para que sus demandas fueran atendidas por las autoridades.
  • Los primeros en protestar fueron los elementos citados en el Contel para que se les practicaran los exámenes físicos, poligráficos y médicos, que son de acreditación obligatoria para incorporarse a la GN. Los agentes federales decidieron no abordar los autobuses que estaban listos para trasladarlos a distintas entidades sonde se les realizarían las pruebas.
  • Posteriormente se fue sumando el personal de diversas áreas, principalmente de Fuerzas Federales de Apoyo, de Seguridad Regional y Gendarmería.

El descontento trasciende el aspecto laboral. Las protestas sacaron a relucir las fuertes tensiones entre militares y policías dentro del nuevo organismo, un ente híbrido que pese a su carácter civil está dominado por el Ejército -el comandante es un general y también son militares buena parte de los mandos medios-. Los policías resienten esta pérdida de peso y se han quejado de la falta de comunicación entre el Gobierno y el cuerpo a la hora de poner en marcha la transición.

La manifestación de los policías ocasionó que el gobierno de la República tuviese que negociar. El punto central del acuerdo es el reacomodo de aquellos policías que no quieran ser trasladados a la Guardia Nacional. Los policías podrán trabajar en otras dependencias. Pero pone de manifiesto tres cosas muy importantes sobre la seguridad del país:

  1. Alinear a las tres fuerzas bajo un mismo techo llevará tiempo y eso afectará su rendimiento en estos primeros meses que serán cruciales; hoy ya estamos viendo las primeras fricciones posiblemente de muchas que se darán en el futuro y eso puede resultar muy peligroso.
  2. La futura Guardia Nacional es producto de una redistribución de lo que ya teníamos. Es decir, buscamos hacer más, pero con lo mismo, tal cual le gusta decir al Presidente. El riesgo es que puede resultar poco productivo al final del día.
  3. se podría prever que la inseguridad alcance nuevos picos más altos en la medida que se vayan desmantelando la Policía Federal y sus elementos se incorporen a la Guardia Nacional. Esto, por ejemplo, puede tener incidencia en la Seguridad Regional, en particular en las carreteras. Eso tendrá una afectación directa sobre la cadena productiva ya que el robo de autotransporte podría aumentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s